TRIMADO DE VELAS

Consideraciones sobre el Curso de Trimado de Velas

El Curso de Trimado de velas va dirigido a los navegantes a vela que, conociendo las maniobras básicas: izado, arriado, viradas por avante y en redondo, rizado, etc., saben, por tanto, manejar los elementos necesarios: winches, carros de escota de mayor y génova, drizas, escotas, etc.

Sin el conocimiento de esas maniobras básicas, hacer un curso de trimado no tiene utilidad. Lo que tocaría en ese caso es realizar cursos de vela para que las maniobras y los elementos necesarios para realizarlas estuvieran claras.

El trimado de velas a fondo es el paso siguiente. Es de lo que trata nuestro Curso de Trimado. Ya no sirven los conceptos generales -y aproximados- aprendidos en los cursos de vela. Hay que dominar la situación y ser capaz de llevar el barco extrayendo de él todas sus posibilidades. Y, lo que es más importante, ese conocimiento permitirá tomar las decisiones adecuadas a cada situación de mar y viento. Eso es lo que pretende el navegante responsable: tener criterio y saber cómo actuar.

Ya no sirve orientar las velas más o menos aproximadamente. Aprenderemos a ajustarlas perfectamente. Sabremos cuánta escora es la máxima conveniente en cada situación y no tendremos dudas al respecto. Adquiriremos el conocimiento preciso para tomar las decisiones que, tanto pueden ser conseguir que el barco navegue más rápido -si eso es lo que nos apetece- o bien saber cómo hacer frente a una situación de exceso de viento o de mar.

¿Cuánto embolsamiento debo dar a las velas? ¿Cuál es el grado exacto de ajuste del ángulo de ataque? ¿Dónde colocar la máxima profundidad de la bolsa, tanto vertical como longitudinalmente? ¿Y la tensión de las drizas y escotas? ¿Cómo usar adecuadamente los carros de escota de mayor y foque? ¿Y qué grado de metida de timón de arribada es el adecuado en cada caso?

Esas serían algunas de las preguntas a contestar. Pero no se trata solo de dar respuesta a esas preguntas. Sería relativamente fácil si solo fuera eso. A modo de recetario -como en muchas revistas, artículos y libros- tendríamos una guía de “lo que hay que hacer”. Y ese no es el objetivo. El objetivo es el saber el por qué. Eso es lo que pretendemos porque, si sabemos por qué hacemos cada una de las cosas, no solo tendremos claros los pasos a dar para conseguir objetivos preestablecidos, sino que podremos aplicar por analogía y deducción esos principios a cualquier otra situación que se nos presente.

En el cuadro que se adjunta podemos encontrar un modelo real de caso práctico que el alumno debe ser capaz de contestar al acabar el curso. Se trata de que partiendo de una situación inicial (Situación 1ª), en la que un barco navega ciñendo con un viento de 10 nudos y una mar llana, con el barco perfectamente trimado, comienzan a pasar cosas: más viento, más mar, con distintas combinaciones de ambos factores y con modificaciones de rumbo. En cada una de estas situaciones, el alumno debe ser capaz de dar respuesta a 5 preguntas relacionadas con cada una de las velas, mayor y foque/génova, utilizando los elementos de maniobra señalados. Elementos que previamente se habrán estudiado en cuanto a sus funciones. Por ejemplo, ¿cuáles serán las medidas adecuadas a tomar en cada una de las velas para pasar de la situación 3ª a 4ª? ¿Y de la 2ª a la 3ª? ¿Y de la 6ª a la 7ª?

Justo de eso es de lo que se trata. De saber qué hacer y saber cuándo hacerlo, además del por qué. Si conseguimos tenerlo claro, es que habremos adquirido la comprensión, es decir, el criterio para actuar correctamente.

Los cursos de trimado no se realizan en un barco. ¿Por qué? Porque en un barco no podemos reproducir las situaciones reflejadas en el documento de prácticas adjunto. Ojalá fuera así, pero no es posible. No podemos poner más o menos viento o más o menos mar. Y no podemos variar esa situación a conveniencia. Pero no quita para que sea absolutamente práctico, porque lo que pretendemos, como venimos diciendo, es adquirir el criterio necesario para que el navegante sepa, a bordo de su embarcación, lo que debe hacer en cada caso. Es decir, aplicarlo a la práctica. El objetivo no es saber cómo se hace una virada por avante o qué es el pajarín. Aunque nos refiramos a ello en el Curso, no es el objetivo. Si eso es lo que se pretende, está claro que hay que hacerlo a bordo de una embarcación en un curso de vela. No se aprende a navegar en un aula. Se aprende en un barco. Pero sí se aprende a trimar un velero en un aula. De hecho, es la única manera de hacerlo si se pretende hacerlo bien y a fondo.

Si en algunas ocasiones salimos unas horas a navegar, es más por revisar la mecánica de las maniobras, que para el trimado en sí, dadas las circunstancias particulares que pueden concurrir en cada momento.


Ver temario

16 horas en 4 sesiones de 4 horas o en 2 sesiones de 8 horas

Precio: 190


Pregúntale a nuestro Jefe de Estudios todas esas cosas que necesitas saber sobre cualquier contenido de los estudios o de la navegación a vela, o sobre cualquier otro tema interesante desde el punto de vista de tu afición náutica. Leer más...

ABIERTO A TODOS, alumnos o no. Os contestará rápidamente.

Vídeo de presentación del curso

Te lo explicamos como si asistieras a una sesión informativa