IVANA

Ivana Salicrú -25 años- es una alumna de nuestra escuela. Cursó PER en enero de este mismo año y, a continuación, sin parar, Patrón de Yate. En ambos casos, en la modalidad eXpress, modalidad dedicada fundamentalmente a aquellos a los que les es difícil acudir a clase entre semana.

El caso de Ivana es muy claro: a pesar de ser catalana, del Montseny, vive y trabaja en Suiza, en una estación de esquí y montaña. Se ha organizado como ha podido para acudir a clase los fines de semana en los que se programaron los cursos a los que asistió.

Ivana es una mujer de montaña. Lo vive cada día. Pero siente una enorme atracción por el mar. Se le nota en cuanto cruzas cuatro palabras con ella. Como decimos en la presentación de nuestra escuela, “Amar el mar y la navegación tiene mucho que ver con los sueños y las ilusiones, con los amplios espacios y con la sensación de libertad. Con travesías mágicas y con experiencias inolvidables…”

La ilusión de Ivana es poder navegar, pero navegar mucho: cruzar el Atlántico, el Pacífico, dar la Vuelta al Mundo…

Ella sabía perfectamente que lo primero era formarse y adquirir experiencia. Y entonces, nada más aprobar el examen de Patrón de Yate, en el pasado abril, se planteó la posibilidad de ir más allá y atreverse con el de Capitán de Yate. El problema era que, aunque también existe el Curso eXpress de Capitán, no era nada fácil encajar las fechas. Por tanto, comenzó, a través del Aula Virtual de la escuela, a preparar la parte del Bloque Genérico, dejando abierta la posibilidad de realizar el Bloque de Navegación después del verano, o bien encontrar la forma de cuadrar calendarios.

Y estábamos en estas cuando Ivana nos dijo que podría conseguir 3 o 4 días libres a principio de julio y venir a Barcelona para ver si, quizá, dedicando un rato por las mañanas en esos días, podría presentarse a examen el 19 de julio con garantías.

Es decir, proponía que, si podíamos dedicarle un tiempo cada mañana en esos 3 o 4 días, ella se dedicaría en cuerpo y alma durante el resto de su tiempo a trabajarlo, a comprenderlo, a aplicarlo en los ejercicios, etc. Vamos que pondría de su parte todo lo necesario. El primer día, después de comprobar que no sabía hacer ningún tipo de ejercicio del temario, después de comprobar que sus conocimientos de trigonometría esférica eran inexistentes, que los conceptos básicos de la astronomía de posición le eran absolutamente ajenos, después de darme cuenta de que debíamos partir de cero, ¿verdad, Ivana?, le expliqué que -francamente- a pesar de saber de su voluntad, de su capacidad de concentración y de trabajo, las expectativas -dadas las fechas en las que nos encontrábamos: primeros de julio- eran extraordinariamente negativas, por no decirle que era prácticamente imposible. Se lo dije así, sin ambages, porque era de lo que yo -su profesor- estaba convencido.

Hay que considerar que no solo se trataba de la escasez de horas de clase y de la premura para el examen, sino que ella, después de esos 3 o 4 días, volvía a su trabajo en Suiza y solo podría dedicar tiempo para estudiar y practicar en horas contadas.

A pesar de ello y, después de hablarle claro, le dije que confiaba en ella. Que era muy difícil, pero que confiaba en ella. Y que, si estaba firmemente decidida a hacer lo necesario, podía contar conmigo.

Y así lo hicimos: pongamos unas 10 horas de clase de Astronomía y Navegación de Capitán de Yate. Luego, contactos por e-mail, muchos e-mails…

Y finalmente llegó el examen en Barcelona: 19 de julio pasado. Ivana ha aprobado los exámenes de Capitán. Y no de cualquier manera: cero fallos en Teoría de Astronomía y Navegación (sobre 10 preguntas); 1 fallo en Cálculos de Astronomía y Navegación (sobre 10 preguntas).

¿Por qué escribo este artículo en el Blog?: en primerísimo lugar porque Ivana Salicrú, 25 años, del Montseny (Barcelona), se lo merece. Se lo merece por su fuerza, por su convicción y por su voluntad. Por haber demostrado que se pueden vencer los inconvenientes de falta de tiempo, de lejanía física, de dificultades en general, que a otras personas les parecerían insuperables.

En segundo lugar, porque partiendo de un nivel de enseñanza secundaria, sin títulos universitarios, sin másteres… ha sido capaz de asumir e interiorizar los conceptos y procedimientos -absolutamente novedosos para ella- de forma tal y en tan poco tiempo como se demuestra por sus resultados. Y es importante que la gente lo sepa. Que no hay que “asustarse”; que es posible, siempre que se hagan las cosas como las ha hecho Ivana: con trabajo, concentración y voluntad.

En tercer lugar, me gustaría decir que, además de todo lo bueno dicho sobre Ivana, faltan más cosas. Cosas que tiene que ver con su carácter: humilde, sencillo, natural, con una encantadora timidez que es compatible con su gran fortaleza.

Y, en cuarto lugar, porque se lo prometí. Le prometí que, si era capaz de aprobar Capitán de Yate en julio, con tan pocos días y con tanta necesidad de esfuerzo personal, lo menos que podía hacer era publicarlo. Se lo prometí y es lo que estoy haciendo.

Ivana querida: eres un ejemplo y un orgullo para nosotros, especialmente para mí. Y estoy seguro de que ahora también lo vas a ser para mucha más gente. Sobre todo, para tu entorno más cercano: tu familia y tu gente más querida.

Y si alguien se toma interés en leer este Blog y tiene expectativas de Navegación Oceánica, no se me ocurre a nadie mejor que Ivana como compañera de viaje. Fuerte y deportiva; responsable y con gran capacidad de trabajo; tranquila, eficaz, de trato agradable que, combinado con todo el resto de las cosas que ya he dicho de ella, la convierten en un verdadero mirlo blanco para cualquier expedición.

Ivana querida:  Un beso muy grande para ti con todo nuestro cariño y con todo nuestro respeto.

Muchas felicidades: Ivana, capitana.

 

 

4 comentarios en “IVANA”

  1. Qué grande eres, Ivana! Todo un ejemplo a seguir! Mis más sinceras felicitaciones. Eres muy buena y además tuviste la gran suerte de encontrar a Ignacio, el mejor profe del mundo. Os felicito los dos.
    Qué tus sueños consigas siempre cumplirlos tal y como tú sabes.
    Un abrazo enorme
    Rosa

  2. Creo que hemos tenido el mismo profe. A nosotros nos ha hecho currar muchísimo, pero te puedo asegurar que con muchas más horas de clase, por eso sé lo que significa lo que has conseguido. Muchas felicidades de otro “Capi”.

Deja un comentario