Bienvenidos a bordo

07 Enero 2015

Cosas positivas de la nueva normativa

Pues si en el anterior post nos referíamos a una parte negativa -desde nuestro punto de vista- de la nueva normativa, y antes de continuar por ese camino en otros post posteriores, déjemme que diga que también hay cosas positivas. Por ejemplo, la precisión en los contenidos de los temarios de las distintas asignaturas de cada título.

Me parece magnífico que desde el orígen se concrete, como no se había hecho anteriormente, qué se entiende por cada uno de los ítems referenciados. Por fin, parece ser, que se acabarán las interpretaciones retorcidas, en muchos casos ridículas y en otros absolutamente surrealistas sobre los temarios. Por un lado, parece mentira que las interpretaciones en cada comunidad varíen como lo han venido haciendo hasta ahora. Muchas veces parecía que estábamos en países distintos... Por otro lado, la "creatividad" aplicada a la formulación de preguntas ha significado que, en muchas ocasiones, parecía que lo que primaba era lo insólito de la pregunta sobre el verdadero objetivo de un examen que es comprobar si los contenidos del temario han sido asumidos e interiorizados por el aspirante.

En definitiva, confiemos en que a partir de ahora, el tribunal examinador deberá ajustarse a la Norma y, con ello, desaparezcan excesos de celo, creatividad mal entendida y, lo que es peor, desconocimiento de los contenidos.

En ese sentido, ¡Bienvenido el 2015!

 


Social Bookmarks