El aprendizaje de la vela

El aprendizaje de la vela

Sabemos que cada día más, muchas personas se sientes atraídos por la navegación a vela. Desde el aficionado que ya navega de forma habitual o esporádica, hasta el que no lo ha hecho todavía pero le gustaría probar, un número cada vez más importante de amantes del mar, de la sensación de libertad, de la naturaleza y, en definitiva, de la vida, quieren aprender o perfeccionar sus conocimientos del mundo de la vela.

 

U N A   E S C U E L A   D E   V I D A

Se dice que la vela no es solo un conjunto de técnicas y conocimientos sino también una escuela de vida. Y nosotros participamos de esa creencia. La vela nos permite cultivar diversas facetas de la personalidad como la generosidad y la solidaridad. Nos hace más atentos y concentrados; también más amigables. Nos despierta la sensibilidad y la responsabilidad. Y al mismo tiempo, nos permite vivir una ilusión incomparable y una pasión que nunca se agota.

E L   A P R E N D I Z A J E   D E   L A   V E L A

En muchos casos el navegante de vela es autodidacta o casi autodidacta. Algunos han realizado algún cursillo pero luego, enseguida, lo han dejado.
En otros casos, la falta de una adecuada progresión en el nivel de aprendizaje ha ocasionado una frustración en las expectativas del aficionado y la desilusión le ha hecho abandonar o aminorar en su interés. Y es hora de decir que, aunque en nuestra escuela somos los primeros en proclamar que “a navegar se aprende navegando”, también decimos que sin una base de conocimientos clara y completa no es posible adquirir el criterio y la confianza necesarios para navegar con seguridad.

La seguridad nos viene determinada por la confianza en nosotros mismos y esa confianza está basada en el conocimiento que nos proporciona un adecuado sistema de enseñanza y la práctica.

Ambas cosas, y no una solo de ellas, son necesarias para asegurarnos un pleno disfrute de la navegación a vela.

Animamos a los interesados en aprender o en mejorar, lo hagan adecuadamente. Con método y con práctica. Adquiriendo criterio. Es así como se adquieren los elementos para disfrutar toda la vida de una actividad incomparable.

 

 

Deja un comentario