El ángulo paraláctico: otra vuelta de tuerca

Nos han llegado varias peticiones para que habláramos más del método del ángulo paraláctico. En lugar de contestar una por una, en este post pretendemos ir algo más allá de lo publicado en el de febrero 2016: “El ángulo paraláctico del Capitán Rueda”. La ampliación es un poco larga y por esa razón hemos preferido ponerla en forma de link a un documento en pdf para que, los que estéis interesados, podáis bajarlo y hacer vuestros números y comprobaciones.

Decíamos entonces que la aportación del Dr. Rueda fue la de usar el ángulo paraláctico -ese ángulo del triángulo de posición que siempre se omitía en los cálculos tradicionales- para emplear un sistema novedoso de averiguar la situación exacta del buque. Sus ventajas fundamentales eran las siguientes:

  • No hace falta apoyarse en una situación de estima para obtener la verdadera.
  • En ningún momento se recurre a la aproximación que supone utilizar líneas loxodrómicas (rectas de altura) para sustituir arcos de círculos máximos o de círculos menores.
  • Al considerar dos polos de iluminación de dos astros en dos lados de la esfera, pasamos a una solución puramente terrestre al considerar la situación desde el Polo de la Tierra.
  • La situación hallada es más exacta y siempre es una solución analítica.

En el documento enlazado podremos ver, en primer lugar, -y como recordatorio- el concepto de circunferencias de alturas iguales, el de polo de iluminación o punto astral, y la intersección en dos puntos de dos circunferencias. También los casos particulares: en primer lugar, cuando la altura verdadera del astro sea cero, en cuyo caso la circunferencia de alturas iguales es una circunferencia máxima. En segundo lugar, cuando la altura verdadera sea igual a 90º, en cuyo caso la circunferencia de alturas iguales se transforma en un punto y la situación del observador coincide con la del polo de iluminación. Y, en tercer lugar, cuando la declinación del astro es próxima a 90º, caso de la estrella Polar, la circunferencia de alturas iguales viene a ser casi un paralelo.

Ya sabemos que el procedimiento de cálculo de la situación observada por intersección de dos circunferencias de alturas iguales no es posible en la realidad, porque, aunque conceptualmente sea muy sencillo, no se puede utilizar en la práctica dado que se necesitaría una esfera a bordo de unos 7 metros de diámetro para que un milímetro representara una milla.

Por esa razón los métodos actuales trabajan analítica y gráficamente para obviar tal dificultad práctica. Sumemos entonces al sistema super conocido, por habitual, de la tangente Marq, el presentado aquí mediante la utilización del ángulo paraláctico del triángulo de posición. Os animamos a que después de haberos empapado del método, tratéis de resolver ejercicios de situación astronómica por ambos sistemas y a extraer vuestras propias conclusiones. Y os volvemos a recordar aquí, que los alumnos del curso de Complementos de Capitán de Yate de nuestra escuela, obtienen los conocimientos necesarios para practicarlo.

Deja un comentario