La latitud

La latitud y la longitud. Esas dos coordenadas que todo navegante conoce porque las ha aprendido y aplicado en sus estudios náuticos. Muy fáciles de definir. Por ejemplo, en el caso de la latitud: “Arco de meridiano contado desde el ecuador hasta el paralelo del lugar considerado” o, incluso más fácil: “Arco de meridiano contado desde el ecuador hasta el lugar considerado”. Simple, sencillo y contundente, ¿verdad?

Leer másLa latitud

IVANA

Ivana Salicrú -25 años- es una alumna de nuestra escuela. Cursó PER en enero de este mismo año y, a continuación, sin parar, Patrón de Yate. En ambos casos, en la modalidad eXpress, modalidad dedicada fundamentalmente a aquellos a los que les es difícil acudir a clase entre semana.

El caso de Ivana es muy claro: a pesar de ser catalana, del Montseny, vive y trabaja en Suiza, en una estación de esquí y montaña. Se ha organizado como ha podido para acudir a clase los fines de semana en los que se programaron los cursos a los que asistió.

Ivana es una mujer de montaña. Lo vive cada día. Pero siente una enorme atracción por el mar. Se le nota en cuanto cruzas cuatro palabras con ella. Como decimos en la presentación de nuestra escuela, “Amar el mar y la navegación tiene mucho que ver con los sueños y las ilusiones, con los amplios espacios y con la sensación de libertad. Con travesías mágicas y con experiencias inolvidables…”

Leer másIVANA

Próximas novedades

En primer lugar, disculpas. Sí, disculpas porque me he retrasado un poco en la continuidad de las publicaciones. Por eso me ha parecido oportuno comunicar lo próximo que podréis leer.

El próximo Post se titulará “Las Tablas nº 249”. Ya sabéis, las Tablas americanas para la obtención de una recta de altura de una forma práctica y apenas sin cálculos. El poder obtener la situación en medio del mar, fuera de la vista de la costa, empleando los astros como único objeto de referencia, ha sido hasta ahora el objeto del Curso de Capitán de yate. ¿Es posible entonces conseguirlo sin ser Capitán?: la respuesta es sí. Sin duda. Evidentemente, pasando por alto los fundamentos y la teoría que lo soportan. Lo conseguiremos por medio del sextante y de las Tablas nº 249.

Leer másPróximas novedades

La Circulación de velocidad

Anteriormente -en otros Post– se ha explicado el concepto de sustentación como elemento generador de la capacidad de propulsión de un velero. Hemos hablado de las dos fuerzas aerodinámicas generadas al oponer un perfil a un flujo: sustentación y resistencia. Son los dos componentes de una resultante que llamamos fuerza aerodinámica o fuerza vélica. Las bases ya están ahí y sabemos también las causas y los principios en que se asientan.

Leer másLa Circulación de velocidad

Patrón de yate: La estupefacción de la desambigüación

Pues sí, con ese título que podría perfectamente pertenecer a un capítulo de “The Big Bang Theory”, os hacemos partícipes de lo siguiente:

En nuestro post de 21 de septiembre de 2017 titulado “Sobre los exámenes y sus incongruencias”, nos referíamos, entre otros temas, en la segunda parte, al error producido en cuanto al examen de Patrón de Yate. Por su importancia, reproducimos aquí una parte de ese artículo:

Leer másPatrón de yate: La estupefacción de la desambigüación

Navegando contra el viento: las fuerzas en presencia (y II)

En este segundo Post tratamos de completar los contenidos que permiten explicar y comprender cómo puede navegar un barco remontando al viento. En definitiva, cuáles son las fuerzas involucradas que permiten esa realidad.

En nuestro anterior artículo: Navegando contra el viento: las fuerzas en presencia (I) llegamos a explicar por qué se producía la fuerza específica que hacía avanzar el barco.

Leer másNavegando contra el viento: las fuerzas en presencia (y II)

Navegando contra el viento: las fuerzas en presencia (I)

En muchas ocasiones nos preguntan sobre algo que ocurre cada vez que salimos a navegar a vela y conseguimos remontar barlovento: ¿cuáles son las fuerzas que permiten esa realidad?

Partiendo de que casi todos los aficionados conocen -aunque en muchos casos sea producto de argumentaciones equivocadas- que al navegar contra el viento se genera una fuerza denominada “sustentación”, lo que se pretende conocer es, cómo, a partir de ahí, trabajan las fuerzas involucradas para conseguirlo.

 

Leer másNavegando contra el viento: las fuerzas en presencia (I)

Un rico sin dinero

A finales de este año -en diciembre- se cumplirá el 25 aniversario de la muerte de Mariano Medina, el padre de los servicios meteorológicos en este país.

Doctor en Física, fue fundador del Instituto Nacional de Meteorología y adquirió mucha popularidad gracias a sus años de comunicador en radio y televisión. Con él se acuñó el término de “el hombre del tiempo”. Con su aspecto bonachón y próximo, nos hacía ver a todos, de forma amena y fácil, los complejos fenómenos meteorológicos.

Si algo ha caracterizado a Mariano Medina es, precisamente, el que, al margen de su rigor intelectual, haya sido capaz de facilitar a través de su labor didáctica y como autor de varios libros impagables, la comprensión de una gran parte de esos fenómenos.

Leer másUn rico sin dinero

Los Catavientos

¿A que parece una tontería? ¡Hombre: todo el mundo sabe cómo deben ir! ¡Es lo primero que se aprende en cuanto uno comienza a navegar a vela! ¿Verdad que sí? Pues a pesar de ello, de su general conocimiento entre los aficionados, quizá convenga darle una oportunidad a la discusión y ver si es tan sencillo y evidente como parece.

Veamos: izamos velas y caemos, por ejemplo, 45/50 grados a una banda. Queremos navegar de ceñida y debemos ajustar el foque. En cuanto cazamos algo la escota observamos que el catavientos de sotavento se pega rápidamente a la vela y queda horizontal. Perfecto, vamos bien. Fijémonos, de momento, en el catavientos medio. Luego ya los ajustaremos en altura.

Leer másLos Catavientos

Reconocimiento de astros: el STAR-FINDER

A primera vista uno podría pensar que no hay nada que se parezca más a una estrella que otra estrella…

 

Desde muy antiguo, para identificar a las estrellas, se las ha agrupado en figuras arbitrarias – llamadas Constelaciones- a las que se les ha dado en general nombres mitológicos o de animales. En 1930, la Unión Astronómica Internacional, acordó que las constelaciones estuvieran limitadas por paralelos y círculos horarios, reconociendo oficialmente 88 de ellas.

Algunas de estas constelaciones son especialmente útiles para el navegante: Osa Mayor, Pegaso, Orión, Escorpio y Crux, entre otras.

Leer másReconocimiento de astros: el STAR-FINDER